jueves, 4 de agosto de 2011

Galalita (Caseína-Formaldehído)

Se denomina galalita, caseína-formaldehído, marfil artificial o hueso artificial al material plástico duro que se obtiene de la caseína proveniente de la leche y el formol.
En 1897, Adolph Spitteler y W. Kirsche (con el objetivo de fabricar una pizarra blanca para la escritura) mezclaron leche agria con formaldehído. La caseína de la leche reaccionó formando un material duro pero fácil de moldear. Tal fue el comienzo de los plásticos de proteína, sustancias brillantes, parecidas al hueso. El proceso de obtención de la galalita fue patentado en 1899. La caseína es una proteína que se encuentra en la leche, que explicado a grandes rasgos, precipita al añadirle vinagre (ácido acético) y posteriormente se trata con formaldehído para endurecerla; ésta caseína se presentó por primera vez bajo el nombre comercial de Galalith en la Exposición Universal de Paris del año 1900. Su uso fue intenso, especialmente en la segunda y tercera década del siglo XX (principalmente en Alemania y Francia) hasta que fue reemplazada por el desarrollo de nuevos materiales plásticos inorgánicos. En Gran Bretaña se conocía bajo el nombre Erinoid donde tuvo gran aceptación para la realización de estilográficas, ya que permitía producir una amplia variedad de colores y acabados.

Fabricación
La caseína, en tanto material blando, soluble y muy susceptible a la putrefacción, no es de directa aplicación comercial (fuera del ámbito de la alimentación). Para obtener la galatita, se sumergen tubos y varillas de caseína en formaldehído al 4,5%. El tiempo requerido para la elaboración puede llegar a varios meses (incluyendo el período de secado). El formaldehído debe penetrar profundamente en el material y el secado debe efectuarse lentamente para evitar quebraduras o torceduras en las varillas. Si durante el secado ocurren dichos contratiempos, se pueden remediar sumergiendo el material en agua hirviendo y enfriándolo en moldes a presión.
El material resultante es termoplástico, por lo tanto puede moldearse al calor, pero carece de flexibilidad. Es resistente a las tensiones medias, pero no a los impactos, lo que explica qué, por ejemplo, cuando un botón de bandoneón cae al piso, generalmente se parte. La plasticidad de la galatita es limitada y son pocos los artículos que pueden moldearse con aristas agudas y huecos profundos. Los moldes para trabajar la mezcla deben ser metálicos y refrigerados con agua. La presión de trabajo debe ser de unos 200 kg por cm² estables hasta que el material se haya enfriado lo suficiente como para conservar su forma.

Usos
La caseína fue uno de los primeros materiales usados como alternativa a la ebonita, ya que ésta era poco propicia a cambios de colores debido a que cuanto más color se añadía más frágil resultaba; por tanto las primeras estilográficas eran de color negro, después se fabricaron en rojo y también en una mezcla con otros colores en forma de manchas, líneas onduladas o a imitación de las típicas vetas de la madera.
Además la galatita se empleó para la fabricación de joyas, hebillas, peines, bolas de billar, botones de ropa y teclas de bandoneón. En general, hoy por hoy, no se elaboran productos en galalita, salvo el caso puntual de algunos productos artesanales; en cuyo caso se suele suprimir el uso de formaldehído debido a su comprobado factore cancerígeno. 
Hpy en día, los antíguos artículos aún existentes confeccionados en galalita constituyen verdaderas piezas de colección.
Botones
Fichas de juego de dominó
Cejilla para guitarra
Antigua radio con carcaza de galalita
Pluma fuente
Miniaturas y estatuillas
Joyas (Collares)


7 comentarios:

  1. Hola, me gusta este blog porque te informa de cosas para mi desconocidas, muchas gracias. Tengo interés en conocer la galatita, me gustaría saber donde la venden, yo vivo en España y me gustaría aplicarla a productos artesanales como pipas de fumar (boquilla), pasadores de pelo etc. Mi temor es que sea cancerígena si se mecaniza, al respirar el polvo. Muchas gracias de antemano y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Luis. Me alegro que haya sido de tu agrado el blog. Desconozco de fabricantes de galalita. La verdad que ha caído bastante en desuso. Podrías fabricar objetos con la caseína (obtenida de la leche) y luego sumergirlos en una solución de formaldehído. Sí, efectivamente, el formaldehído es cancerígeno, por lo cual ya casi no se utiliza.
      Saludos

      Eliminar
  2. Interesante!!!
    ¿Qué referencias bibliográficas usaste?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yohuali. Me alegro de que te haya resultado interesante. Las fuentes si bien recuerdo serían…
      https://en.wikipedia.org
      http://www.british-history.ac.uk
      http://www.ganoksin.com
      http://www.galalith.eu
      saludos

      Eliminar
  3. Me ha gustado y me ha parecido de interés el articulo. Tengo una pregunta respecto al formaldehído, ¿una vez realizada la pieza, es esta cancerigena por haber usado formaldehído?, ¿O sólo es cancerigeno el formaldehído en estado natural?

    Atte;

    Emiliano

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado y me ha parecido de interés el articulo. Tengo una pregunta respecto al formaldehído, ¿una vez realizada la pieza, es esta cancerigena por haber usado formaldehído?, ¿O sólo es cancerigeno el formaldehído en estado natural?

    Atte;

    Emiliano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emiliano. Una vez curado, el material no libera formaldehído de manera significativa. El problema reside principalmente durante su elaboración y moldeado.
      Saludos

      Eliminar